Colombianos en Boca

Escrito por el 22 julio, 2018

SEBASTIÁN VILLA, el colombiano nro. 17

Si bien no se trató de un partido oficial, Sebastián Villa sigue engrosando la cada vez más larga lista de jugadores colombianos que vistieron alguna vez la camiseta azul y oro

En el encuentro amistoso disputado en Boca Ratón (EEUU) ante Deportivo Independiente de Medellín (DIM), el picante wing derecho Sebastián Villa, quien viene de ser campeón con Deportes Tolima, ha tenido un debut más que auspicioso.

Actualmente el plantel Xeneize cuenta con cinco jugadores nacidos en el país cafetero (Barrios, Fabra, Cardona, Pérez y el mencionado Villa), siendo un nuevo récord de jugadores colombianos en la historia Xeneize. Nunca hemos tenido tantos representantes de dicho país en un mismo plantel.

Del año 2000 a la fecha, Colombia (con 15) ha sido el país del cuál Boca Juniors más jugadores extranjeros ha tenido en algún momento, superando a los 12 Uruguayos, 5 Brasileños y 4 Paraguayos, respectivamente. Previo a ello, sólo dos colombianos habían vestido la azul y oro, contra 36 uruguayos, 20 brasileros y 18 paraguayos en total.

Esos números deberían explicarse desde algún lugar. Mejor desmenucemos e interpretemos las causas de tamaño cambio, que no tiene nada de casualidad. Lo primero ha receptar en la relación Argentina Colombia en el fútbol es la huelga local de 1948, en la que muy importantes jugadores argentinos (más de 50 en total) emigraron hacia Colombia. Tras ese evento puntual, el éxodo futbolístico no paró, y siguieron yéndose figuras de renombre hacia Colombia. Hasta Carlos Bilardo, ya como DT, fue para allá y llevó al Deportivo Cali a jugar la final de la Libertadores, justamente contra Boca. Para ese entonces, se contaban con los dedos de una mano a los colombianos que jugaban año a año en las ligas argentinas hasta que llegamos a ese triste e inolvidable 5 a 0 por las eliminatorias 1993. A partir de ahí, más que nunca, los argentinos empecemos a mirar hacia a los jugadores de dicho país.

Así fue como hace unos 20/25 años que los jugadores colombianos nutren los planteles profesionales Xeneizes, de River y de los demás equipos.

Tal es así que, entre otros tantos de los que no jugaron en Boca, podemos mencionar –sin orden ni lógica alguna- a los Mondragón, Yepes, Usuriaga, Córdoba, Ángel, Orozco, Angulo, Carbonero, Gutierrez, Falcao, Castillo, Cuero, Moreno, James Rodríguez, Arzuaga, Virviescas, Grisales, Molina, Balanta, Zapata, Ibarguen, Borré, Patiño, y tantos etc. Hasta el Tino Asprilla jugó en el fútbol Argentino y el DT de la selección colombiana es desde hace varios años el Sr. Néstor Pekerman.

Tanta ha sido la trascendencia del jugador colombiano para el fútbol argentino, que desde hace tiempo en que los nacidos en Colombia forman parte del podio de países con más extranjeros en los torneos de AFA.

Yendo a Boca Juniors en particular, los cinco colombianos que integran el plantel Xeneize implican la segunda mayor marca de extranjeros en un equipo. Sólo los 6 futbolistas brasileños que formaban parte del plantel Xeneize en 1963 (Edson Dos Santos, Paulo Valentim, Walter Da Silva, Orlando, Ayres Morais y Emanuele Del Vecchio) lo superan. Dicha inalcanzable marca –ya por cuestiones reglamentarias- se dio dentro del llamado fútbol espectáculo que inauguró el célebre presidente Alberto J. Armando. En ese año Boca se convirtió en el primer equipo argentino en llegar a la final de la Copa Libertadores y fue el único torneo local que no ganó el Xeneize entre 1962 y 1965.

Con la llegada de Villa, Colombia ha prevalecido sobre los cuatro uruguayos que disputaron el torneo de 1916 (José Benincasa, Carlos Scarone, Armando Artigas y el arquero Luis Solans). Para ese entonces Boca no había ganado torneo alguno, y en ese mismo año regresaba al barrio de la Boca, tras un brevísimo período en Wilde. Contextos bien concretos, con medio siglo aproximada de diferencia entre cada plantel.

En lo individual, podemos decir que Walter Perazzo fue el primer colombiano en jugar oficialmente con la azul y oro. Lo hizo un 11 de septiembre de 1988, el día que fuera el último partido de Hugo Orlando Gatti jugando en Boca y que luego diera lugar a la era en el arco de otro colombiano –Carlos Fernando Navarro Montoya-. El DT era el Pato Pastoriza (QEPD), quien trajo a ambos jugadores para ese torneo.

Otra casualidad entre ambos colombianos es que el día que debutó Navarro Montoya -fue en la segunda fecha del torneo 1998/89, en el Monumental de Nuñez- Perazzo marcó su primer tanto en Boca. El Xeneize venció 2 a 0. El otro tanto fue de Alfredo Graciani. También fue el debut de Juan Simón

Siguiendo con los puntos en común entre Perazzo y el Mono, ambos llegaron de clubes argentinos, equipos en dónde además lo hicieron desde las divisiones inferiores (San Lorenzo y Vélez, respectivamente).

Precisamente, Navarro Montoya, con 400 partidos, es el colombiano que más partidos disputó en Boca. Es el quinto que más encuentros jugó en la historia del club. Es más, obviando al español nacionalizado argentino Pedro Suárez, no hay otro jugador extranjero entre los 50 que más partidos disputaron en la historia del Xeneize.

El carismático defensor Jorge Bermúdez, con 16 tantos, es el colombiano que más goles ha marcado en Boca. Muy lejos de las 114 conquistas que marcó el paraguayo Delfín Benítez Cáceres, o los 86 convertidos por el uruguayo Manteca Martínez.

Vargas es –hasta ahora- el único colombiano que estuvo dos ciclos y el que más títulos ha logrado en Boca (8 en total)

Guarín y Dinas fueron quienes menos partidos jugaron.

Vayamos finalmente a un breve análisis de los otros 16 colombianos que han jugado al menos un partido oficial para Boca Juniors

 

Walter Perazzo (1988-1990)

Llegó de San Lorenzo, donde jugó gran parte de su carrera. Jugó 66 partidos y marcó 14 goles.

Como dijimos, su primer gol fue ante River. Su primer partido con San Lorenzo incluyó un gol durante el partido y el convertir en la definición por penales (en el Torneo 88/89, en caso de igualdad durante los 90 minutos, se definía por penales para sumar un punto extra). Tuvo su noche soñada contra Olimpia de Paraguay, en el que fue figura y pieza vital para transformar un apabullante 1 a 5 en un 5 a 5 global con un gol sobre la hora. Esa noche de Copa (contra el futuro campeón) perdimos por penales, y Walter Perazzo erró el suyo como Villarreal (si lo convertía ganaba Boca) y Tavarez. Convirtió de penal el gol de Boca en el 1 a 6 con San Martín de San Juan.

Dejó Boca al inicio del torneo 89/90, tras 11 fechas sin marcar tantos.

 

Carlos Fernando Navarro Montoya (1988-1996)

Vino de Vélez Sarsfield. Jugó 400 partidos en Boca y ganó 5 títulos (uno local y 4 internacionales). Tiene dos récords: el haber jugado 180 partidos al hilo como titular y el mantener la valla invicta por 824 minutos.

Fue el continuador del estilo de atajar y generar un show propio como su predecesor (El Loco Gatti). Cuenta con gran record positivo en enfrentamientos contra River. Muy pegado a Menotti en cuanto sus formas de atajar y pensar (lo tuvo como DT en el segundo ciclo de Menotti en Boca), dejó el club siendo Bilardo el DT. Se fue a España y allí empezó una llamativa carrera: club en el que jugaba posiblemente descendía de categoría.

Su último partido fue el 1 a 3 vs Banfield en Peña y Arenales. Los últimos seis encuentros de aquel Apertura 1996 los jugó otro jugador llegado de Vélez (Sandro Guzman). Ese primer partido sin el Mono en el arco de Boca, el Xeneize goleó 6 a 0 a Huracán y Juan Román Riquelme marcó su primer tanto.

John Jairo Tréllez (1994)

Vino de Nacional de Medellín, jugó 19 partidos y marcó 2 goles (a Mandiyú y Gimnasia, ambos en la Bombonera)

Siendo Menotti DT, y mientras se hablaba de un joven Ronaldo del Cruzeiro para arribar al Xeneize, el Flaco miró a Colombia y eligió a John Jairo Trellez como delantero para Boca. También de Colombia pasó el Palomo Usuriaga a Independiente, justo después del 5 a 0 al que antes hicimos referencia.

Fue un fracaso total. Rápidamente perdió el puesto con otros delanteros extranjeros (Basay, Martínez o Da Silva). Fue parte del plantel que llegó a la final de la Supercopa 1994, ingresando en ambas finales jugadas contra el mencionado Independiente.  Poco y nada dejó en su paso por el club

 

Óscar Córdoba (1997-2001)

Jugó 162 partidos, ganó 6 títulos (3 locales y 3 internacionales)

Llegó de América de Cali, siendo el Bambino Veira el DT. Debutó contra Independiente por la Supercopa 1997. Su arranque fue irregular, derivando en que Abbondanzieri le haya quitado el puesto de arquero titular en el torneo Apertura 1998. Tras la ida del Bambino, y con el interinato de García Cambón, volvió a la titularidad y nunca más dejó el buzo. Con la llegada de Bianchi se afianzó y se convirtió en uno de los arqueros más importantes de la historia de Boca. Vital para caminar el área, con una reflejos únicos que sirvieron para detener pelotas imposibles y atajar penales durante el partido, como aquel de Gallardo en cancha de river, o en las finales de Copa Libertadores con Palmeiras y Cruz Azul. Se fue de Boca con una goleada 5 a 3 a Independiente, el día que también Bianchi dejó el club por primera vez. Pudo regresar en el tercer ciclo de Bianchi pero prefirió no arriesgar su prestigio y que el hincha lo recuerde como un hombre elástico y confiable. No hay encuesta que no coloque entre los cinco arqueros más importantes de la historia de Boca

 

Jorge Hernán Bermúdez (1997-2001)

Llegó desde Portugal, más precisamente del Benfica. Fue otro pedido del Bambino Veira. Jugó 165 partidos y marcó 16 goles. Ganó 6 títulos (3 locales y 3 internacionales)

Capitán de Boca tras la venta de Diego Cagna, fue él quien levantó dos Copas Libertadores y la Copa Intercontinental ante el Real Madrid.

Líder, emblema, Patrón y referente. Entendió todo lo que el Mundo Boca exige apenas llegó, con una patada a los 5 segundos de su debut contra Cruzeiro por la Supercopa, y gol incluído en la victoria de Boca por 1 a 0.

Le marcó un tanto a River con eso que le sobraba para jugar (los testículos). También marcó otro gol histórico: el tanto a Rosario Central que llevó a Boca a la cifra de 40 partidos invicto AFA, récord absoluto en el profesionalismo. Dejó el club por problemas con la dirigencia, jugando en un gran nivel, siendo campeón de América (torneo que disputó jugó 13 de los 14 partidos).

Su primera foto es una patada y gol, su última es la Copa Libertadores 2011 en sus brazos.

Volvió a la Bombonera con la camiseta de Newells. Justamente Veira era el DT rival. El hincha de Boca demostró su amor por el Patrón, por lo que el Colombiano debió dejar de jugar para la lepra rosarina

 

Mauricio Serna (1998-2002)

Llegó de Atlético Nacional. Con 123 partidos jugados, 2 goles y 5 títulos.

Vino con Veira, cuando todo parecía que firmaba para Racing, Boca se lo llevó. Inicialmente volante de juego, dejó su huella en la historia del club a pura garra, temperamento y una increíble precisión en los pases a sus compañeros. Su pequeña estatura y voz finita eran la antítesis de lo que mostraba en la cancha, dónde se hacía enorme.

Debutó con un gol ante Newells en la Boca. Su otro tanto fue contra Lanús, también en la Bombonera

No pudo participar de la Copa Libertadores 2000 por lesionarse en un partido amistoso de verano ante River.

Dejó Boca tras la eliminación copera 2002 ante Olimpia, con Tabárez como DT. Nos enfrentó con la camiseta de Talleres y Chacarita, recibiendo ovaciones en cada cotejo. Descendió con ambas camisetas.

Un auténtico símbolo de la garra bostera. Entre los volantes centrales más importantes de la historia del club.

 

Arley Dinas (2002)

Vino con Tabarez, quien prefería a otro colombiano (Orozco, quien fue a Racing). Llegó de Millonarios, con un contrato bastante caro y sólo jugó un partido y medio por la Copa Sudamericana ante Gimnasia, encuentros que Boca jugó con varios suplentes. Tan malo fue su nivel que como Boca debía dar vuelta un 1 a 3 en Salta contra el Lobo, el Maestro Tabarez lo reemplazó en el entretiempo. Ingresó en su lugar el Equi González.

Vino sin ser pedido, se fue sin ser extrañado

 

Luis Amaranto Perea (2003-2004)

29 partidos, no marcó tantos. 2 títulos

Tras una gran Copa Libertadores con Independientes de Medellín, Carlos Bianchi lo pidió para jugar el segundo semestre del año 2003. Jugó de primer central y de lateral derecho, donde tuvo un buen partido en Japón ante el Milán por la Copa Intercontinental.

Muy veloz, tiempista y aguerrido. Se fue rápido porque el Atlético Madrid se lo llevó por una importante ficha. Ya se había ganado la titularidad, aprovechando el hueco que generó la venta de Ibarra y le ganó el puesto al juvenil Calvo.

Debutó ante Racing en Avellaneda (4 a 1 ganó Boca, con un genial Carlos Tevez. Reemplazó al Flaco Schiavi) y se fue con el empate y derrota por penales ante Once Caldas por la final de la Libertadores. Jugó dicha final, como toda la defensa menos Schiavi (Burdisso y Clemente lo estaban), cuando ya había sido vendido al exterior.

Dejó un muy grato recuerdo y más de una vez su apellido fue mencionado para volver a vestir la camiseta del Xeneize.

 

Fabián Vargas (2003-2006, 2007-2009)

Jugó 145 partidos, con 4 goles y 6 expulsiones. Ganó 8 títulos, 4 locales y 4 internacionales. Único jugador en jugar en dos etapas en Boca y el colombiano que más títulos ganó.

Pudo haber una tercera etapa pero terminó recalando en Independiente, equipo con el que descendió de categoría.

Polifuncional volante, aguerrido, temperamental y de muy buen manejo del balón. Jugaba en cualquier puesto del medio.

Como Perea, Bianchi lo había visto en la Copa del 2003 y llegó del América de Cali. Con esa camiseta había sido una de las figuras que eliminaron a River.

Su primer gol en Boca fue ante Vélez y el segundo fue contra Deportivo Cali en Colombia, siendo hostigado por los simpatizantes del local por su pasado en el América de Cali.

Debutó ante Lanús en la Boca y su último partido en el primer ciclo fue victoria ante Central por 2 a 1 con el Coco Basile. Para Basile no era titular, por lo que se fue a Inter de Porto Alegre.

Volvió con Miguel Ángel Russo para jugar el segundo semestre del 2007, siendo inicialmente suplente y luego se ganó un lugar en el equipo. Fue expulsado en la semis del Mundial de Clubes ante el Etoile africano.

Su último partido fue con goleada, ya con Ischia como DT en 2009.

Se fue con el pase en su poder, dado que Boca no le renovó contrato. En su reemplazo llevaron, entre otros, Mendez, Gimenez, Medel, Prediger, en distintos mercados de pases. Dejó un muy grato recuerdo.

 

Gerardo Bedoya (2005)

Vino de Puebla de México. Llegó para jugar la segunda fase de la Copa Libertadores 2005. Jugó 3 partidos solamente. Vital en Racing para que la Academia salga campeón AFA tras 35 años.

Fue el lateral izquierdo titular en ambos juegos disputados ante Junior de Barranquilla (3 a 3 allá y 4 a 0 en la Boca)

No fue parte del partido con Guadalajara en México y jugó hasta que se suspendió el encuentro en la Boca contra Chivas, partido tristemente recordado por el escupitajo del Chino Benitez al Bofo Bautista, la expulsión de Palermo, el simpatizante con una remera de Villarreal (con Roman en su espalda) que quiso agredirlo al pelado Mexicano y la posterior sanción al Xeneize, con 3 fechas suspendida la Bombonera

Curiosidades: enfrentó a dos equipos de idéntica camiseta y en sus tres juegos fue amonestado

 

Freddy Guarín (2005-2006)

Único colombiano surgido en las inferiores del club. Llegó desde Envigado. Jugaba de 8 y tenía una gran pegada.

Coco Basile no lo tuvo en cuenta, por lo que jugó solo dos partidos en Boca, ingresando desde el banco de los suplentes. Se fue al St. Ettiene francés. Hizo una gran carrera en Europa (con 4 años en Porto y 3 temporadas en el Inter). Hoy juega en China. Tiene 57 partidos jugados para la selección de su país

 

Breyner Bonilla (2010)

Jugó sólo tres partidos en Boca. Llegó de Atlético Bucaramanga. Vino como un central que venía a hacer las de Bermúdez (quien lo recomendó). Pero fue un fiasco. Alves era el DT

Pasó a la historia por formar parte de una zaga central de dos morenos ante River (con el brasilero Luis Alberto) y por un patadón en Santa Fe ante Colón, partido que jugó demasiado nervioso por ser víctima de cánticos discriminatorios.

 

Frank Fabra (2015-Presente)

63 partidos, 7 goles, 2 títulos AFA.

El muy veloz lateral izquierdo vino de Independiente de Medellín.

Llegó con Arruabarrena como DT (uno de los laterales izquierdos más importantes de la historia Xeneize).

Debutó ante Atlético Tucumán, con derrota 1 a 0 en la Bombonera, siendo reemplazado en el entretiempo por Meli.

Le costó inicialmente adaptarse al mundo Boca pero luego se ganó la titularidad y el cariño de la gente por su entrega, por su carisma y por su forma de jugar. Guillermo Barros Schelotto prefería a Silva por sobre el colombiano pero con la salida de Silva, fue titular inamovible, manteniendo su puesto aún con la llegada de Emmanuel Más.

Marcó goles importantes como el tanto ante Nacional de Uruguay en la Boca por la Copa 2015 o aquel centro remate para vencer a Temperley en la Bombonera. Marcó en su –por ahora- último partido con Boca, contra Alianza Lima

Por una grave lesión se perdió de jugar el mundial de Rusia y los bosteros no lo podremos disfrutar hasta el 2019.

 

Sebastián Pérez (2016-Presente)

19 partidos, 8 de ellos como titular, sólo en tres de ellos jugó los 90 minutos. Ganó dos ligas AFA

Vino del Atlético Nacional campeón de América, como apuesta de la CD. Su nombre aparecía en el radar de Barcelona. No era tenido en cuenta por Guillermo Barros Schelloto. Un doble 5 de mucho juego y despliegue.

Debutó en la goleada 4 a 1 ante Quilmes. Sufrió una grave lesión que lo alejó casi un año calendario de las canchas. Está recuperando su nivel, aprovechando el hueco que dejó la lesión de Gago y su recuperación. Jugó todo el partido contra Gimnasia, en la Plata, encuentro en el que Boca salió bi campeón AFA. La vuelta de Gago lo relegará nuevamente y no forma parte del plantel que se encuentra de pretemporada en Estados Unidos.

 

Wilmar Barrios (2016-Presente)

51 partidos, un gol, 2 títulos AFA. Volante central. Vino de Deportes Tolima

Menos de 20 minutos ante Temperley le bastaron para entender lo que es Boca.  Aún así, le costó al DT colocarlo de entrada. Con la ida de Betancur para jugar con la selección uruguaya, aprovechó su oportunidad y nunca más dejó la titularidad.

Es el natural reemplazante en la historia Xeneize de su coterráneo Chicho Serna. Presencia, despliegue, personalidad, buen pase y temperamento. Un equilibrio perfecto, uno de los pocos jugadores que cuando no están entre los once, el equipo se resiente. Indispensable en la forma de jugar del Xeneize.

Integra la selección de su país, y participó del mundial de Rusia. Acaba de mejorar su contrato, por lo que disfrutaremos de al menos seis meses de Barrios.

 

Edwin Cardona (2017-Presente)

29 partidos, 6 goles, un título.

Llegó de Monterrey de México. Enganche, muy talentoso, de brillante pegada, de fuerte carácter, el que a veces lo traiciona. Algo intermitente. El 4-3-3 no lo favorece para su forma de jugar pero supo adaptarse y aportó una cuota de sacrificio adicional a su talento natural. Es más rápido con la pelota en los pies que en el retroceso.

Lleva la 10 de Boca, ni más ni menos. Tevez no se la pidió cuando volvió.

Debutó con gol por la Copa Argentina ante Gimnasia y Tiro de Salta, partido jugado en Formosa.

Le marcó un golazo a River de tiro libre, partido en el que luego fue insólitamente expulsado por Pitana.

Jugador de la selección de su país pero no formó parte de la lista de 23 que jugó en Rusia.

Se espera un poco más, tiene capacidad aunque sólo le quedan seis meses de contrato, su pase es varias veces millonario y encima llegó Zárate para formar parte del plantel Xeneize.

 

Colombianos en Boca: posible equipo

3-5-2

Córdoba;

Perea, Bermúdez y Fabra

Vargas, Serna, Barrios, Pérez y Cardona

Perazzo y Trellez

 

Suplentes:

N. Montoya

Arley Dinas

Bonilla

Bedoya

Freddy Guarín

Villa (cuando llegue su debut oficial seguramente ocupará el lugar de Trellez)

 

Etiquetado como:

Opiniones

Los comentarios están cerrados.


Ahora
Title
Artist

Background