Falta y afuera

Sin jugar bien y sufriendo, Boca le ganó por penales a River y clasificó a la semifinal de la Copa de la Liga. El domingo en San Juan enfrentará a Racing.

El sábado al mediodía llegaban a Nuñez los resultados de los test de Covid-19 que solicita AFA en la previa de cada partido y salía la información que había varios casos positivos en el plantel de River. A raíz de esto se realizaron contra pruebas y por la noche se sabía que los contagiados llegaban a 15.

El partido, que ya se empezó a jugar desde hace 1 semana, había cambiado el rumbo con esta noticia para ambos clubes. Boca sumaba una obligación extra, enfrentando a un rival diezmado que, incluso, iba a tener el debut de un arquero que ni siquiera había atajado en reserva.

Russo tomó eso como algo para cambiar y, pese a que se hablaba de que iba a jugar con línea de 5, terminó inclinándose por los 4 defensores con la entrada de Rojo por Licha, para sumar experiencia.

El partido arrancó peleado con los 2 equipos midiéndose pero Boca terminó golpeando primero. A los 10 Villa por derecha se cerró, le dejó el carril liberado a Medina que recibe de Buffarini y parado como 8 mete un centro al 1er palo buscando a Tevez que empujó a Maidana, se tiró de palomita y con el hombro puso el 1-0.

Con el resultado a su favor, el Xeneize empezó a manejar los tiempos y la pelota con el 10 jugando de 9 y siendo el mejor. A los 13 no pudo conectar una volea y en el rebote Villa la terminó apenas alto. A los 23 Izquierdoz mandó arriba un cabezazo y 5 minutos después lo tuvo Pavón.

A partir de los 30 el equipo de Russo se empezó a quedar y River empezó a crecer. A los 35 Carrascal desbordó por izquierda a Buffarini, metió un centro que cruzó el área ante la mala salida de Rossi y Fabra evitó el gol con el arco vacío. En el corner siguiente Maidana la mandó apenas alta y al minuto Angileri de tiro libre la tiró apenas alto. En 5 minutos el conjunto de Nuñez equiparo el partido.

La última del primer tiempo la tuvo Villa que de pelota parada remató al segundo palo con fuerza y se fue apenas ancha. Pese al triunfo hubo varios puntos bajos en el equipo local con Pavón sin entrar en el circuito de juego, Almendra perdido, Rojo con una notoria falta de ritmo y Varela errando muchos pases.

En el complemento Gallardo metió a Paradella por Enzo Perez y Boca siguió manejando el juego, tanto que a los 6′ Pavón desbordó, puso el pase atras, Carlitos remató y Díaz la mandó al córner. A los 20′, otra vez Tevez, pisó el área y en el mano a mano remató al cuerpo del arquero.

Con los cambios el Millonario levantó el nivel futbolístico y aprovechó las jugadas erradas por el Xeneize para ganarlo más con la cabeza que con las piernas. Así fue que a los 22′ Galván abrió a la izquierda para Angileri que recibió en soledad, metió el centro al 2do palo para que Julián Alvarez, que entró solo al área, le ganó a Fabra y puso el 1-1.

Russo vio que el rival se venía y cuido a Rojo y Varela que estaban amonestados y mandó a la cancha a Campuzano y Mas, además de Edwin Cardona por Almendra, que no hizo un buen partido.

Con el empate River empezó a crecer y pudo anotar el 2-1 con un remate de Galván que Rossi tapó y en el rebote Fontana no pudo empujarla. En la siguiente jugada, tras un córner, Rojo ganó de cabeza y se fue cerca.

Antes del final, Pavón, que terminó mejor de lo que empezó, llegó al fondo por derecha metió el centro bajo para Carlitos que remató para que se luzca otra vez el arquero debutante.

Tello marcó el final del partido y el clásico se iba a definir por penales. Empezó pateando Tevez que remató fuerte arriba a la izquierda de Díaz  para poner el 1-0, Rossi adivinó la intención de Montiel que puso el 1-1. Villa, previo toque en el travesaño, remató fuerte al medio para el 2-1. Fue el turno de Angileri que no lo pudo esquinar y Rossi lo atajó. Fue el turno de Cardona, para ponerse 3-1, pero sobró la situación la quiso picar y Díaz terminó atajandolo, en la respuesta Rossi no adivinó y Álvarez puso 2-2. Parecía que no era la noche, pero Izquierdoz remató fuerte para el 3-2 y volvió a aparecer Rossi, justamente, frente a Ponzio que buscó a la derecha del arquero y no pudo. Buffarini, como en la Supercopa y en la Copa Maradona, cargó con la responsabilidad del último penal y estuvo a la altura, gol y fin de la racha.

Boca no jugó bien pero ganó y le dio a River de su propia medicina con una clara falta en el gol y una infracción de Rojo que mereció la roja, en los penales estuvo más concentrado y terminó eliminando al equipo de Gallardo que, desde que Román asumió como Vicepresidente, ya le ganó 3 enfrentamientos directos (Arrebato en la Superliga y eliminación en la Copa Maradona las anteriores).

Algunos creen que existe un aura o energía, otros no, pero la realidad es que algo cambio y desde que cambió la comisión, los partidos con River son para Boca. Ahora se viene Racing en San Juan por la semifinal, sin antes olvidarse que el jueves hay partido frente a Barcelona.

Boca cortó una racha y la taba cambio, después de Julio habrá otro cruce por Copa Argentina y el Xeneize lo tendrá que jugar con otra actitud, por lo pronto festejemos que los dejamos afuera.

 

JotaPe

Periodista y Bostero.

Articulos relacionados

Botón volver arriba