¡Help!

Boca sigue sin encontrar el buen juego y rescató un empate casi sobre el final.

Arrancó un nuevo torneo para Boca, con mucha ilusión, pero duró lo mismo que la ventaja en el resultado. Russo sorprendió con Zambrano y Zárate desde el arranque, sumado a Cardona que venía pidiendo a gritos su lugar, pero el juego no mejoró en ningún aspecto y terminó rescatando un empate frente a Gimnasia que, desde el comienzo, supo a que jugar, buscó y mereció mucho más de lo que se terminó llevando.

El arranque del partido mostró a un Xeneize intentando ir para adelante, con Cardona por izquierda, con Villa por derecha y con Mauro y Carlitos jugando por el medio alternando la posición de 9, buscando espacios para intentar dejar siempre un delantero mano a mano con el arquero, algo que pudo hacer un puñado de veces.

A los 10 minutos, Varela recuperó en mitad de cancha y vio con Tevez picó al vacío, se la tiró larga, Carlitos intentó picarla pero el arquero del Lobo tapó con el pecho. A partir de ahí el visitante empezó a encontrar espacios que dejó el local en el medio y lo puso contra las cuerdas, les costó generar jugadas de peligro, pero controlaba al Xeneize contra su área.

A los 32, Mancilla habilitó por el medio a Carbonero que, cuando pisó el área, quiso picarsela a Andrada que controló con una mano, fue un aviso de lo que se venía. Villa era el único que intentaba, pero no encontraba acompañamiento en ataque.

A los 41, Cardona tiró un córner de la derecha al primer palo para que Izquierdoz que entró solo y de palomita la clavó en el segundo palo para el 1-0. Sin merecerlo Boca se ponía arriba y parecía que se iba al vestuario con un regalo para mejorar en el complemento. Pero dos minutos más tarde, tambien tras un córner, Weigandt recibió sólo por el fondo para poner la pelota al área chica y Guiffrey, de cabeza, le ganó la posición a Zambrano para poner el empate.

El peruano volvía a ser responsable de un gol en contra del arco de Andrada, uno de los jugadores que puso el entrenador y que más sorprendió a la mayoría de los hinchas.

El complemento arrancó mejor para el Lobo que fue a buscar el triunfo y lo puso al local contra su área, aunque fue el Xeneize el que generó la primer jugada de peligro cuando Cardona metió un centro frontal para que Zárate cabecee de pique al piso y se luzca el arquero platense.

De los pies de Áleman, la figura del partido, Gimnasia empezó a crecer y poner al auriazul contra su área hasta que a los 18, tras un centro de Carbonero, la defensa se quedó estática para que el mejor del partido, tras un remate fallido de Ramírez, de cabeza ponga el 2-1.

Con el triunfo a su favor Martini replegó a su equipo y fue el local el que tuvo que ir a buscar el gol, que tuvo en las entradas de Medina y Salvio por Jara y Zárate, generación de espacios para llevar peligro al arco del Lobo.

Boca no podía llegar al área hasta que, tras un pelotazo de Varela, Salvio recibió de espaldas en la medialuna del área y recibió una falta que, sin ser clara, era cobrable y Edwin Cardona, uno de los mejores en Boca, la acarició para colgar del ángulo y quedarse con el empate.

El Xeneize sigue en deuda, Russo sigue repitiendo errores tácticos y de lectura de los partidos, donde plantó un equipo que jugó sin medio campo y por momentos fue demasiado largo y le costó hacer llegar la pelota a los de arriba.

Hoy hubo un nuevo llamado de atención para el técnico, pero principalmente, para el consejo de fútbol, que parece no creer necesario la necesidad de refuerzos, pero cuando uno veía el banco de suplentes no encontraba variantes que pudiera cambiar la cara del equipo.

Arrancó la defensa del título obtenido frente a Banfield con un empate, pero principalmente, con un páuperrimo nivel y un equipo en deuda. Habrá que trabajar en la semana para mejorar, esperar que se recuperen los lesionados para sumar variantes y entender que, como decía Napoleón Bonaparte “Sólo los imbéciles no cambian de opinión”.

 

JotaPe

Periodista y Bostero.

Articulos relacionados

Botón volver arriba