Déjà vu

Boca cayó 3-0 contra Santos y se quedó sin final.

Boca llegaba ilusionado, había pasado a los ponchazos con Inter, jugó un partido de vuelta excepcional contra Racing después de dar lástima en Avellaneda y había hecho un partido correcto con Santos en la ida. En el medio, había conseguido un empate con sabor a triunfo con River y el pase a la final de la Copa Maradona frente a Argentinos.

Pero esa ilusión pareció destrozarse, literalmente, desde el minuto 0 en Vila Belmiro, cuando a los 30" un remate de Marinho, que casi sin presionar le ganó la posición a Fabra, y puso un remate contra el palo y en el rebote Campuzano despejó un remate de Diego Pituca que avisaba.

El Xeneize no hacía pie, Campuzano, Fabra, López, Salvio, jugadores que suelen destacar por su nivel, parecían no estar al tanto de lo que se jugaban. Santos, mientras tanto, iba, sin mucha claridad pero tampoco sin demasiado esfuerzo. Avanzaba y lastimaba. Buscaba espacios y remataba como podía al arco de Andrada. Hasta que a los 15 Soteldo con la pelota adentro del área remató, la pelota dio en la mano del 2, la pelota quedó muerta y Pituca de media vuelta ponía el 1-0.

La ilusión parecía no desaparecer, no tanto por lo que mostraba el equipo de Russo, sino porque venía de levantar varios resultados adversos, incluso, jugando muy mal como hoy. Boca intentaba triangular, generar juego, pero sin interpretes es díficil, y eso lo entendió el Peixe que en cada ocasión que quiso hacer el Xeneize fue un ataque del equipo brasilero.

El segundo tiempo pedía a gritos la entrada de Cardona, un hombre que sepa manejar la pelota y leer el partido, pero Russo mandó a la cancha a Buffarini, por Jara que otra vez salió con molestias, y Capaldo, por González que hizo un flojísimo primer tiempo, que terminó siendo de los pocos que se salvaron.

Santos salió a buscar el resultado y de golpe se encontró con un Boca apático y lo sacudió 2 veces en pocos minutos, primero Salvio pierde una pelota en mitad de cancha que agarra Soteldo, encaró y cuando entró al área remato al primer palo para el 2-0.

Enseguida se lo vio a Russo hablando con sus ayudantes pensando en cambio mientras Marinho jugó una pared con Kaio Jorge que se la devolvió a un toque, mientras Fabra lo seguía caminando, y metió pase al medio para que Braga ponga el 3-0.

El equipo de "Cuca" liquidaba la serie en menos de 50 minutos y el Xeneize quedaba destrozado, a punto tal que 3 minutos después el lateral colombiano, que perdió toda la noche con Marinho, le termino clavando los tapones en el pecho para ganarse, justamente, la roja.

Enseguida Miguel mandó a la cancha a Mas, que hoy hizo un partido correcto, y Wanchope, en lugar de Salvio y Soldano que fueron responsables en los 2 goles.

Pese a los cambios y a que el local cedió el balón, Boca ya había cerrado el partido, estaba esperando que terminara el tiempo porque parecía que no había interes en, siquiera, luchar por el honor.

Como en cada eliminación de Copa vendrán los reproches, los pedidos de cabeza de cuerpo técnico, jugadores y dirigentes, pero también es momento de pensar con mente fría y analizar lo mejor para Boca, porque durante años se trajeron decenas de refuerzos tras cada eliminación y los resultados no fueron muy diferentes.

Boca tiene revancha el domingo en una final contra Banfield y tiene que ganarla, no podrá pasar otra cosa, y después se vienen 3 meses de preparación para el inicio de la próxima Copa Libertadores, que nuevamente, será el objetivo de todos.

 

JotaPe

Periodista y Bostero.

Articulos relacionados

Botón volver arriba