SE CUMPLEN 30 AÑOS DE LA SUPERCOPA 89

Se cumplen 30 años de la obtención de la Supercopa del 89. Un título que será siempre recordado por todos los hinchas de Boca con mucha alegría (y como un gran desahogo), porque le daba cierre a una etapa que duró 8 años en la que el equipo se lucía en torneos de verano, pero no podía repetir en las competiciones oficiales.

Además de lo deportivo, el Club venía de atravesar la crisis institucional más profunda de su historia. Un titulo, como muchos testigos cuentan, que se festejó en la vieja Doble Visera y se siguió en La Boca, con caminata desde Avellaneda incluida.

Boca llegó en levantada luego del primer puesto en la Liguilla del 86 y de la buena campaña en el 87, pero con la espina de no poder coronarse desde el Metro 81 con Diego, Brindisi y tantos otros. Por aquel entonces, Independiente era el favorito. 

El sorteo dispuso que Boca se enfrente en cuartos de final con el campeón de la edición anterior, Racing, a quien eliminó sin problemas tras empatar sin goles como local y superarlo por 2-1 en Avellaneda. Luego fue el turno de Gremio en semifinales, a quien venció por 2 a 0 en una Bombonera repleta, como cuentan los hinchas que fueron ese partido. En la ida en Brasil habían empatado 0 a 0. 

Llegó el turno de la final contra el Independiente de Bochini, el empate en ambos encuentros y la tan recordada tanda de penales que tuvo como protagonistas al "Mono" Navarro Montoya que tapó el quinto tiro desde los 12 pasos y le dio la oportunidad a Giunta de cerrar la final y llenar de gol las gargantas de tantos bosteros y bosteras a lo largo y a lo ancho del país, a los que fueron a Avellaneda y a los que la siguieron en la Bombonera (previo anuncio por radio de la apertura de la cancha para los festejos). 

Sobre el partido de vuelta de esa final, simpatizantes de Boca recuerdan que por disturbios entre la policía y la hinchada en los ingresos quedaron afuera, y no les quedó otra que mezclarse con los locales en la tribuna. Fue tal el desahogo en la tanda de penales que a uno de ellos le costó contener la alegría y entre todos tuvieron que defenderlo.  

La obtención de esa copa le permitió a Boca no solo salir de una sequía sin títulos oficiales, sino también, participar y ganar la Recopa Sudamericana y la Copa Master de Conmebol. Años más tarde, Boca se convertiría en el nuevo Rey de Copas luego de ganar 2 Intercontinentales y 4 Libertadores, entre otros títulos internacionales. 

*La nota fue escrita con recuerdos, sensaciones y experiencias contadas por Marcelo González, Eduardo Fusaro y Claudio Auciello.

Leo De Marco

La mitad de las personas que conozco me dice Leo; la otra, Lean. Estudié periodismo. Boca, siempre.  Redactor en

Articulos relacionados

Botón volver arriba