Si se convencen, sobrará…

En general mi honestidad no sabe de cuestiones políticas, y es por eso que muchas veces decir lo que uno siente en general, trae más problemas que soluciones. Pero después de ver el partido ante Argentinos, voy a escribir algo que pensé que nunca lo iba a hacer: “Boca jugó bien”.

Sí, algo muy subjetivo, lo sé… Pero el Boca en cancha de Argentinos me mostró lo que quiero de un equipo xeneize. Tuvo actitud, tuvo concentración y tuvo juego. Con las limitaciones del caso porque el rival también juega y se prepara como con ningún otro rival para ganarte. A pesar de todo esto, Boca fue un justo ganador. Por situaciones, por control psicológico del encuentro, algo que no todos los equipos consiguen. Y tal vez, si Dios quiere, esto nuevo que pudo ver, ojalá que se pueda repetir; que sea algo normal.

Defendiendo con esa intensidad se puede lograr la solidez necesaria para aspirar a más en la Copa Libertadores. Que la presencia de Izquierdoz le dio a la línea de cuatro la combatividad que le faltaba. Y también podemos destacar el trabajo del mediocampo con el pibe Almendra, quien también mostró personalidad para calzarse la azul y oro.

Fue un conjunto. Un equipo. Corto, solidario y cuanto más fuerte el rival metía, más intentaba jugar. No se mezcló en esta historia porque se sabe, qué se puede esperar de un burro más que una patada. Y hay muchos equipos burros, que sólo pueden imponerse a partir de los golpes; donde nunca hay un quite limpio. Y si así lo hubiera, queda el golpe para el final de la jugada.

No queda más que felicitar a Boca. Que entendieron cómo se juegan los partidos en donde el argumento del rival es sólo meter y correr. Sobra calidad para imponerse.

Marcelo Rodriguez

Periodista de Crónica. Las opiniones son personales. Autor de Con alma y corazón, el fenómeno Boca Bianchi.

Articulos relacionados

Un comentario

Botón volver arriba